Seleccionar página

El mundo de la consultoría internacional se ha convertido en una pieza clave para invertir de proyectos de comercio exterior. La labor de prospecciones, apoyo, asesoría y resolución de trámites es una de las principales características de este tipo de servicios cada vez más demandados.

La razón es simple: en un mercado en recesión o con escasas posibilidades de desarrollo, plantear una acción de venta o comercio en otros países puede ser una de las salidas más rentables, especialmente en tiempos de crisis económica.

El proceso de internacionalización es, por ello, un paso que hay que dar si queremos aprovecharnos de las ventajas del marketing online.

 

Consultoría e internet

Internet ha posibilitado la apertura a nuevos mercados de una manera como no se había producido en siglos anteriores, pudiéndose vender desde una localización como León a todos los países del mundo.

Por esta razón, conocer bien el medio económico, político y jurídico puede ayudar a superar no solo trabas burocráticas, sino a acceder a mercados en los que los competidores tienen una fuerza escasa o la demanda justifica plenamente cualquier tipo de inversión.

Una buena estrategia ha de tener en cuenta todos los componentes del macroentorno y microentorno, y la asesoría en temas que no conocemos de comercio internacional pueden ayudarnos de un modo significativo a la hora de plantearnos una estrategia económica en el exterior.

 

 

Consultoría jurídica internacional

La consultoría jurídica internacional, especialmente en países con legislación diferente de la propia de manera sustancial (países árabes para los europeos o mercados asiáticos para los estadounidenses) es una herramienta imprescindible para sobrevivir en una mercado nuevo.

Muchas veces las trabas legales y el desarrollo de los permisos necesarios para operar pueden verse rápidamente sobrellevados si estamos hablando de una empresa de este tipo. por ello, una consultora internacional es una ayuda imprescindible si queremos tener garantías de operar con seguridad.

 

Un ejemplo es la venta de productos como batidos con un contenido interesante de proteínas, mediante los cuales necesitamos un etiquetado diferente dependiendo de los países y de la composición de los mismos, que ha de indicarse de diferentes maneras dependiendo a qué mercado accedamos.

 

Por ello, hemos de tener en cuenta que los nombres comerciales son también importantes en este caso: si queremos distribuir productos a nivel internacional en el mercado de los complementos nutricionales: Isatori, Cla o Vitargo tienen diferentes requisitos en Italia, España o el Reino Unido.

Para más información sobre consultoría de comercio exterior recomendamos visitar: http://www.backtobacklegal.com

Información sobre temas relacionados con el derecho: https://www.abogadosenleon.net/abogados-leon